SATSE CV reclama a la Conselleria celeridad en la vacunación y que recapacite sobre el cese de los contratos de refuerzo

26 noviembre 2021
Enfermera atiende a una paciente en su consulta de Enfermería

El Sindicato de Enfermería,SATSE, reclama a la Conselleria de Sanidad que acelere la vacunación de miles de valencianas y valencianos -niñas/os mayores de 12 años, doble dosis (Phizer+gripe) de mayores de 70 años y enfermos crónicos, vacunación de la gripe, vacunados con Janssen, ,profesionales sanitarios y sociosanitarios y personas de entre 60 y 69 años-, y a la que se sumará, en breve, la vacunación de las/os niñas/os de entre 5 y 11 años y, posiblemente, la revacunación de los mayores de 40 años.

Por otro lado, que nos encaminamos hacia la sexta ola es una realidad de la que la Conselleria de Sanidad debía ser consciente para tomar las medidas oportunas, tanto de prevención (vacunación) como de detección (test pcr). De hecho, el pasado 10 de noviembre, la incidencia acumulada entre la población de la Comunidad era de 70,31 casos/100.000 habitantes, mientras que ayer jueves fue de 167,56 casos/100.000 habitantes.

También están aumentando los contagios entre los profesionales sanitarios, como lo demuestra el dato de que, en 15 días, los contagios se han incrementado un 182%. Igualmente, desde la última semana de octubre hasta la pasada semana se han triplicado los casos de Covid entre las enfermeras de nuestra Comunidad, debido principalmente al aumento de la incidencia y a la disminución de la inmunidad progresiva después de seis meses de vacunación.

Un tema que preocupa especialmente al Sindicato de Enfermería es con qué número de enfermeras la Conselleria de Sanidad pretende hacer frente al casi probable colapso de los centros sanitarios, teniendo en cuenta que, el 31 de diciembre,finalizan los contratos de refuerzo Covid de un número sin confirmar de profesionales de enfermería que trabajan en los hospitales de la Comunidad.

En estos momentos,las Urgencias, los servicios de hospitalización y las UCI y los centros de salud comienzan a sufrir un incremento de la presión asistencial de manera desigual.De aquí al 31 de diciembre puede empeorar mucho la situación sanitaria y la presión que soportan los centros, por lo que, con toda probabilidad no va a sobrar ninguna enfermera, si no que van a faltar manos. Igualmente, el incremento de casos de patologías de todo tipo y con problemas respiratorios hacen prever unos meses de enero y febrero muy duros en los Servicios anteriormente mencionados.

No hay que olvidar que las enfermeras de nuestros centros de salud están realizando las pruebas de PCR y antígenos Covid, el seguimiento de los positivos y la vacunación y, todo ello, sin dejar sus labores habituales, analíticas, curas, inyectables, intervenciones a domicilio y, sobre todo, la valoración y atención a los pacientes crónicos.

Un indicador de lo que puede venir lo tenemos en elHospital General de València por ser el Departamento de salud que mayor número de tarjeta sanitarias atiende de la Comunidad. Las Urgencias de este centro llevan prácticamente dos meses saturadas con tendencia al colapso, ya que ni la infraestructura ni el personal que lo atiende -a pesar del enorme esfuerzo que realizan en todos los turnos para sobrellevar la situación- pueden hacer frente al volumen de personas que acuden diariamente para ser atendidas. De hecho, durante el mes de noviembre, estas Urgencias tienen una media de 35 camas pendientes de ingreso diariamente.

El Sindicato de Enfermería confía en que la Conselleria de Sanidad valore adecuadamente los recursos de Enfermería necesarios para acelerar la vacunación de cara a la sexta ola, sin perder de vista la situación de las Urgencias, los servicios de hospitalización y las UCIs.

En definitiva, se trataría de acelerar la inmunidad para que la sexta ola sea lo menos dañina posible y contar con la capacidad de respuesta asistencial hospitalaria necesaria.